Amor ideal

¿ES POSIBLE EL AMOR IDEAL?

En general la mayoría de los seres humanos soñamos con tener un amor ideal, una persona ideal, una vida ideal y luego aterrizamos en la realidad en la cual conocemos a alguien que no se parece al ser soñado pero que sí nos emociona, nos acelera el corazón, nos hace sentir únicos y nos complementa. ¿Se puede llamar a esto amor ideal aunque no sea el que hayamos idealizado previamente?

¡¡Qué difícil poder definir el amor!! Y más todavía si tratamos de descifrar qué significa “el amor ideal”. Lo único que podemos decir con certeza es que el amor representa o reúne un universo de cosas, todas extraordinarias, profundas, significativas y muy valiosas.

Todos alguna vez hemos soñado con el amor ideal y si tenemos en cuenta que desde nuestra infancia nos hablaron de los cuentos tradicionales donde siempre había una princesa y un príncipe que se enamoraban, eran el uno para el otro y vivían felices por siempre, la imaginación se estimula mucho más, dando como resultado pasar algún tiempo de nuestra vida esperando encontrar un amor como ese.

En general la mayoría de los seres humanos soñamos con tener un amor ideal, una persona ideal, una vida ideal y luego aterrizamos en la realidad en la cual conocemos a alguien que no se parece al ser soñado pero que sí nos emociona, nos acelera el corazón, nos hace sentir únicos y nos complementa. ¿Se puede llamar a esto amor ideal aunque no sea el que hayamos idealizado previamente?

La psicología se ha encargado de estudiar el amor tratando de definirlo, de explicarlo de alguna manera y lo que más se ajusta, después de años de investigación, es la “Teoría del Triángulo de Robert Sternberg” en la cual se caracteriza el amor según 3 componentes diferentes: pasión, intimidad y compromiso. La unión de estos da por resultado el amor consumado.

LA PASIÓN es la que primero se desarrolla. Se podría decir que desde la primera impresión. También es la que más rápido se va y por la que hay que trabajar más si se quiere conservar el mayor tiempo posible.

LA INTIMIDAD va un poco más lenta, se va nutriendo del conocimiento mutuo y de lo que la otra persona comienza a significar realmente en tu vida.

EL COMPROMISO llega con el tiempo y significa que esa persona que te apasionó en un primer momento ahora ocupa un lugar importante en tu vida. Nace un compromiso profundo a nivel personal con la intención de que ese vínculo o conexión se mantenga en el tiempo. Es en esta instancia donde la pareja necesita definir qué es lo que tienen y quieren dentro de la relación, donde aplica el dicho popular “estar juntos en las buenas y en las malas”.

EL AMOR CONSUMADO surge de la unión de los componentes anteriores. Es el amor en su plena expresión, en su forma completa. Representa la relación ideal hacia la que todos queremos llegar y mantener.

Este es el panorama general que plantea la psicología tradicional frente a este tema y a pesar de que han transcurrido muchos años desde su creación, hoy se le sigue considerando válida y no hay otra teoría que la refute.

¿BUSCAR EL AMOR IDEAL O CONSTRUIR UN AMOR REAL?

Como en todas las cosas de la vida, es importante el equilibrio. Es decir, si alguien te dice “deja de soñar y piensa sólo en la realidad” no le hagas caso, ya que soñar es el primer paso para direccionar tu proyecto de vida o en este caso, el proyecto de pareja, y es lo que te impulsa en tu camino. Pero “vivir en las nubes” es un tema muy diferente, ya que esto nos enajena y nos hace perder la noción de la realidad. Es por esto, que buscar el equilibrio se vuelve fundamental.

A veces las idealizaciones son peligrosas pues tendemos a ver al otro como un “ser perfecto” colmado de virtudes y no prestamos mucha atención a sus defectos. Pero un día se cae la venda que tenemos en nuestros ojos y esa persona idealizada nos decepciona. Esta desilusión tiene más relación con lo que yo creía, que con lo que esa persona era en realidad. En estos casos es muy importante darse cuenta que el otro no tiene la culpa de lo que yo creo en mi imaginación y que sin querer lo vuelvo el receptor de mi frustración. A veces, cuando no somos consciente de la realidad, terminamos dejando esa relación por ir en busca de aquello que imaginamos. Y puede que tal vez no lo encontremos nunca, porque al conocer a alguien más, existen muchas posibilidades de repetir el mismo esquema que nos llevó al fracaso.

Cuando tenemos una personalidad un poco más realista, menos soñadora, logramos tener una imagen más objetiva del ser amado. Por eso el sentimiento que se va desarrollando está basado en realidades y se vuelve un amor más consciente porque distingue las debilidades del otro, las acepta y las ama también.

Todo esto finalmente nos demuestra que no existe una única manera de amar ni un solo tipo de amor. Dependerá de cada uno elegir voluntariamente cuál es el que mejor los representa o cuál es el que quieren que esté presente en su vida.

CUANDO EL AMOR SE VUELVE CONSCIENTE

Existen igualmente otros tipos de amor que involucran todo el entorno de una persona: el amor fraternal (el que se siente por los amigos), el amor filial (el que se tiene por los padres e hijos), el amor social (el que se siente por las personas de la comunidad en la que vivimos), el amor universal (aquel que se tiene por todas las criaturas que habitan el mundo y que es el más espiritual).

En la vida de pareja no solo existe el amor-pasión, también surge otro tipo de amor que llamaremos “amor consciente” y es aquel que reúne o está compuesto por los diferentes tipos de amor que acabamos de mencionar:

  • Amor fraternal: porque el ser amado es también un amigo en quien podemos confiar, es nuestro apoyo y es a quién le tenderemos nuestra mano cuando lo necesite.
  • Amor filial: porque aprendemos a cuidarnos y velar por el bienestar del otro, tal como los padres cuidan a los hijos o como los hijos adultos cuidan a sus padres. Con respeto y cariño.
  • Amor social: porque el entorno que nos rodea y las personas con las que nos relacionamos también pueden aportar y hacer crecer el amor de la pareja.
  • Amor universal: porque el universo se encargará de devolver el amor que le entreguemos y nos dotará de la espiritualidad necesaria para fortalecernos.

¿Crees que se debe buscar el amor ideal o construir el amor real? Comparte con nosotros tu opinión en la sección de comentarios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!