Pareja estable

¿POR QUÉ NO ENCUENTRO UNA PAREJA ESTABLE?

Para ciertas personas el hecho de encontrar una pareja estable se vuelve muy complicado. Pueden existir muchas razones por las que esto sucede. En este artículo nos ocuparemos de las personas que efectivamente quieren tener una relación y no logran conseguirla porque siempre se les escapa de las manos. Revisaremos los pasos más habituales para conocer una pareja y las posibles fallas que pueden presentarse.

Para ciertas personas el hecho de encontrar una pareja estable se vuelve muy complicado. Pueden existir muchas razones por las que esto sucede, siendo una de ellas el desinterés o desmotivación, es decir, cuando una persona simplemente no quiere tenerla. En este artículo nos ocuparemos de las personas que efectivamente quieren tener una pareja estable y no logran conseguirla porque siempre se les escapa de las manos.

Los pasos más habituales para conocer una pareja son:

  1. Probar diferentes opciones para ampliar tu círculo social
  2. Elegir una persona con la cual relacionarse
  3. Atraerla o conquistarla
  4. Iniciar un proceso de conocimiento mutuo
  5. Entablar una relación de pareja
  6. Hacer que la relación sea estable y duradera

Si no logras una pareja estable seguramente estás fallando en alguna de estas instancias. Por ejemplo, en el primer paso puede ser que te cueste relacionarte al conocer gente nueva porque el ámbito social y la empatía no son tu fuerte. En el segundo, tus criterios de selección no son los más adecuados para ti, por eso te relacionas con las personas que no se ajustan a tus necesidades. En el tercero, tal vez no logres conquistar esa persona porque no tienes confianza en ti mismo. En el cuarto, es probable que no te involucres por miedo a acercarte a personas que puedan hacerte sufrir. Ese mismo miedo seguramente te está afectando a la hora de mantener una pareja y en el último, la desconfianza en los sentimientos de la otra persona, la falta de comunicación, entre otros muchos factores probablemente te impide mantener la relación.

TIPS PARA TENER EN CUENTA

No existe una única manera de comportarse, no se trata de decir que no seas tú mismo y la idea no es dar una receta para el éxito. Simplemente hay algunos consejos que ayudan a sobrellevar favorablemente los primeros momentos que suelen ser los más complicados y a veces los más determinantes:

Qué hacer y qué no cuando pruebas diferentes opciones para ampliar tu círculo social: Cuida tu imagen ya que la primera impresión es muy importante y en algunas ocasiones, la única que cuenta. Muéstrate amable y sociable, relaciónate con la mayoría en una charla casual mientras evalúas quien te atrae o en quién quieres concentrar tus esfuerzos. No te aísles ni te muestres solitario, triste, ansioso, introvertido o fuerces situaciones. Todo tiene que fluir con naturalidad y libre de estrés.

Qué hacer y qué no al conocer una persona y tratarla por primera vez: En los primeros momentos de interacción busca temas de conversación triviales para ayudar a liberar la tensión (piensa que la otra persona seguramente, también está nerviosa). Cuando tengas una conversación más personal, trata que no parezca un interrogatorio, sino una invitación a que cuente sus experiencias y tú también compartas las tuyas, pero no de manera trágica (aunque lo sean). Quita el exceso de emoción para que la conversación no se vuelva tensa. No pretendas ser el centro de atención

Qué hacer y qué no para atraer a la persona elegida: Muéstrate natural, distendido y sin ansiedades. Con buen sentido del humor pero sin exagerar, deja espacio para que la otra persona también se exprese y se muestre como es. No quieras ser el centro de atención ni conviertas la charla en un monólogo, ya que lo único que lograrás es que el otro se aburra. Si eres hombre, no es recomendable que te muestres como un rompe-corazones, o como una feme-fatale si eres mujer. No te enfoques solo en tus problemas, sino que permite que la otra persona también cuente los suyos y, cuando lo haga, no los minimices ni trates de asumir una posición paternalista sobre ellos. Cada uno ha tenido su experiencia y la ha capitalizado lo mejor posible, por eso ser considerado con el otro y con sus vivencias es importante, ya que de esta manera la otra persona sentirá que puede confiar en ti.

Qué hacer y qué no para dar ese segundo paso y empezarse a conocer: Si llegaste hasta aquí, es porque supiste sortear las etapas anteriores y entrar en otro nivel. De aquí en adelante empiezan a contar los sentimientos que se vayan desarrollando y las ganas que cada uno sienta por estar con el otro y avanzar en la relación. En este punto, la comunicación se profundiza y las personas se van conociendo más. Dentro del coqueteo de esta etapa puedes mostrarte tal cual eres pero dejando un poco de misterio que haga que la otra persona no se sienta tan seguro de tenerte totalmente. Esto es un pequeño truco o juego para mantener el interés. No estés absolutamente disponible, sino que quede claro que tienes una vida independiente además de estar con esa persona.

Qué hacer y qué no para entablar una relación de pareja: Llegar a esta parte significa que hay muchas ganas de comprometerse y ser responsables por lo que sienten el uno por el otro. Es importante ahora ser atento y detallista, recordando fechas, festejándolas, etc. Lo que no debes hacer es ser descuidado u olvidadizo, porque eso puede transmitir que eres una persona indiferente e insensible. También es aconsejable profundizar el diálogo, la honestidad, el respeto, aumentar la confianza y limar las asperezas que se presenten.

Qué hacer y qué no si quieres que la relación perdure en el tiempo: Ahora viene lo más difícil, mantener la relación no por costumbre sino porque existe verdadero interés por seguir juntos. El primer tip (y el más difícil de cumplir) es el que se refiere a la rutina y cómo escaparse de ella. Esto no es imposible de lograr, puedes ser creativo en el día a día y no esperar a tener “x” o “y” cosa para poder librarse de la rutina. En esta etapa, al igual que en la anterior también ayuda el hecho de ser atento y detallista.

Cuando los problemas los aturdan enfóquense en lo que tienen y lo que los unió en un principio. El dejarse ganar por las dificultades es uno de los caminos hacia el fracaso.

El tiempo también es otro factor que influye porque a medida que pasa, las exigencias laborales y familiares crecen y sin darse cuenta, se genera un distanciamiento, pues es el camino más sencillo. Sentarse a dialogar sería lo aconsejable pero también exige energía y el peligro de que surjan cuestiones que se fueron evitando por miedo a abordarlas. La rutina, los problemas, la falta de tiempo son los motivos más frecuentes de desgaste que llevan a la pérdida de interés del uno en el otro.

Por eso, plantearse de común acuerdo objetivos por los cuales ser responsables y asumir el compromiso de cumplirlos es lo ideal. Dichos propósitos pueden hacer referencia a cosas tales como: escapar de la rutina, sacar el tiempo para dialogar y estar juntos, ser honestos y anteponer el cuidado de la pareja a los problemas que vayan surgiendo. De este modo se puede lograr un buen entendimiento en la relación y lograr que perdure en el tiempo.

Si aun no tienes una relación de pareja estable, en Match ideal podemos ayudarte a ampliar tu círculo social y elegir esa persona con la cual relacionarte. Ingresa a www.matchideal.com para iniciar tu proceso.

Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!