UNA VIDA DE OPCIONES

Las opciones siempre están ahí presentes en nuestra vida, en nuestro día a día y también en el encontrar pareja. A veces estamos tan cerrados en como debe ser la pareja que queremos encontrar, sus características y la forma en la que la conoceremos, que somos incapaces de ver mas allá de lo que estamos preparados, cerrándonos incluso a otras opciones que la vida nos presenta.

Las opciones siempre están ahí presentes en nuestra vida, en nuestro día a día y también en el encontrar pareja. A veces estamos tan cerrados en como debe ser la pareja que queremos encontrar, sus características y la forma en la que la conoceremos, que somos incapaces de ver mas allá de lo que estamos preparados, cerrándonos incluso a otras opciones que la vida nos presenta. Es como si construyéramos una pared al frente de nuestros ojos solo con una pequeña ventana a través de la cual vemos algunos movimientos, pero nos perdemos de toda la acción que realmente sucede detrás de bambalinas.

Nos cuesta entender que no somos dueños de todas las variables y habrá momentos donde tengamos que aceptar esto frente a la vida. Permitirnos enamorarnos de otra persona diferente, tal vez con menos química, con mas cerebro, separado, con hijos, estéril, no tan hábil socialmente, un amor calmado, un amor apasionado, pero finalmente alguien que sentimos que nos pueda llenar.

Esto no sólo sucede cuando conocemos a alguien, sino también en nuestra vivencia sexual. Volvemos con nuestras reglas, nuestro “deber ser” y si la relación se sale de lo que creemos que debería ser, huimos inmediatamente. No porque no se pueda arreglar algo, sino porque es mas fácil salir huyendo antes de que realmente hayamos entregado nuestro corazón y podamos salir heridos.

Estamos llenos de miedos, miedos que nos congelan en la forma como nos relacionamos, como nos comunicamos, como vivimos la sexualidad, como nos exponemos al otro en nuestro fuero mas interno. Que bueno sería arriesgarnos más, dejarnos llevar por el momento, por las oportunidades sin sufrir por lo que podrá o no ser.

La invitación es a vivir más sin miedo, abrirse a luchar por conseguir el amor que siempre has querido por encima de que esto no suceda de acuerdo al plan personal que te has auto impuesto, sino a diferentes caminos que te ofrece la vida.

Por Ana S. Giraldo. Sexóloga de www.pinksecretonline.com

 

 

error: Este contenido está protegido !!